(Por David Brazier, 9 de diciembre de 2016 en “Questions in the Sand”)

 

PREGUNTA: De los tres venenos, entiendo muy bien los conceptos de codicia y odio, pero me resulta más difícil darle sentido al de engaño o ignorancia. ¿Podrías decirme algo más al respecto?

RESPUESTA CORTA: El engaño es orgullo.

RESPUESTA LARGA: El engaño es la distorsión de la percepción y el pensamiento producido por el “engreimiento de uno mismo”- esto es, el apego a las ideas que tenemos de nosotros mismos y, en especial, a la tendencia de considerarnos como un caso especial. Podría ser tanto de una forma “positiva” como “negativa”. Con esto quiero decir que podríamos tener ideas de grandiosidad o de autocompasión. El poder personal es, básicamente, una forma de grandiosidad. Hacerse la víctima es autocompasión. La ilusión se puede multiplicar gracias a la capacidad que tenemos los humanos para el engaño, incluyendo el autoengaño. De ahí la falsa humildad. Lo que se presenta como “culpa” puede, por ejemplo, tener su raíz en un sentido inflado del sí mismo. En realidad la persona no se lamenta por el daño que hizo, es sólo que no soporta la experiencia de percibir la evidencia de que no es lo que le gustaría pensar que es.

La codicia y el odio pueden considerarse en dos niveles. Hay un nivel básico, de atracción-repulsión, que es en gran parte instintivo – en tal nivel a uno le gustan cosas y le disgustan otras. Pero luego existe un caso más complejo en el que la atracción- repulsión está basada en el engaño. En este nivel adoramos aquello que apoya nuestro apego al “yo”, y odiamos lo que lo amenaza. Muchas de nuestras emociones más complejas se activan de este modo –  resentimiento, celos,  envidia, rencor,  posesividad,  venganza, y así sucesivamente.

Los tres venenos se observan también en diferentes patologías específicas. Un ejemplo muy claro son los desórdenes alimenticios. La ingesta compulsiva es una clara condición de codicia, pero también sirve a una función de autoconstrucción que hace a la persona más grande, de manera que tiene más peso y, al mismo tiempo, la hace sexualmente menos atractiva, evitando así lo que puede ser un área de dificultad. Igualmente claro resulta el hecho de que la anorexia es una condición de odio, pero de nuevo respondiendo a complejas funciones de tipo auto- constructivo e interpersonal  que manipulan y castigan tanto a otros como a uno mismo. La bulimia se enmarca de manera más directa en el terreno del engaño, tratándose de una actividad amor-odio en la que la persona está en guerra consigo misma. Todas estas condiciones incluyen dimensiones de rechazo al hecho de aceptar que somos  seres vivos encarnados en un mundo material.

El engaño es presunción, trae consigo daño espiritual y nos lleva por mal camino. En términos simples, esto es orgullo. Puede ser muy evidente o hallarse escondido bajo todo tipo de estrategias sociales y disimulos, pero es la raíz de nuestros problemas.

Views: 136

Replies to This Discussion

Nati, you are doing a fantastic job.

Estas haciendo una tarea fantastica.

Un abrazo !

Namo Amida Bu

RSS

Events

ITZI Conference 2019

Subscribe to ITZI Conference Newsletter

* indicates required

Blog Posts

Transmutation

Posted by Dayamay Dunsby on November 29, 2020 at 11:30 0 Comments

It struck me, while watching the steam rise off my pan of hot water earlier, that the universe, in physical terms, behaves in the same way today as it did 4 billion years ago. Before life even existed in any conscious form. When the earth was busy shaping itself from its own internal pressures. Spewing out toxins and branding itself with molten rock. Change comes from within, and is nurtured from external sources...  

Early this morning I picked up a…

Continue

Perspective

Posted by Tineke Osterloh on November 26, 2020 at 20:30 0 Comments

© 2020   Created by David Brazier.   Powered by

Badges  |  Report an Issue  |  Terms of Service